Bioconstruccion

Bioconstrucción, viviendas sostenibles

viviendas_sostenibles

En este artículo se pretende exponer una relación de ideas, con el deseo de que aquel que se dé por aludido o implicado, las aplique dentro de sus posibilidades: administraciones públicas, profesionales y trabajadores de la construcción y el urbanismo, promotores y constructores, empresas extractivas y fabricantes de materiales y sistemas empleados en construcción, transportes y/o usuarios de las viviendas

Proyectar una arquitectura respetuosa con el medio ambiente

Desde todos los aspectos: visual, energético, social, económico. Llamémosla arquitectura bioclimática, viviendas sostenibles, ecológicas, “bio…”, como queramos, pero que sea de verdad medioambiental.

Diseñar los edificios con la orientación óptima

Chequear el correcto emplazamiento; forma y distribución coherente; especial tratamiento de la envolvente del edificio, con incidencia en la inercia, el aislamiento y la disposición y tamaño de los huecos, de manera que redunde en una mínima necesidad de consumo de energía para lograr el confort necesario; elección de sistemas de climatización eficientes y controlados.

Aprovechar la energía que la naturaleza nos regala

En sus diversas formas renovables, para aplicarlas a la construcción de viviendas: el sol, para calentarla en invierno, el aire y la sombra, para refrescarla en verano, la luz natural en cualquier tiempo, el entorno topográfico, los vegetales circundantes como moderadores y reguladores del confort térmico, así como las masas de agua. España es un país con una cantidad notable de energía solar, pero precaria en cuanto a energías convencionales. Y es que esas energías renovables que debemos aprovechar son energías limpias. Potenciar su empleo es disminuir el de las energías convencionales, sobre todo del tipo fósiles, que son contaminantes. Aparte del aprovechamiento directo de las energías renovables, las tecnologías que permiten mayor eficiencia suelen ser sencillas y de costo limitado.

Incorporación de sistemas de consumo limitado en las viviendas

Electrodomésticos y sistemas de alumbrado, que sean eficientes y ahorradores de energía y agua.

Sistemas que permitan ahorrar el consumo de agua y reciclarla

Cada vez se dispone de más mecanismos que reducen el caudal de agua en grifos, cisternas, sin mermar por ello el confort. También se puede aprovechar el agua de lluvia en muchos edificios. Y no supone una incidencia considerable disponer de una red separativa de aguas grises y fecales, que permita reciclar y reutilizar las primeras, así como depuración biológica de estas aguas.

*Sistemas de control del funcionamiento de las instalaciones energéticas y de agua para potenciar su eficiencia.

Sistemas que permitan la gestión y valorización de residuos

Es necesario y un proceso sencillo acostumbrarse a la selección de la basura para su reciclaje y si es posible reutilizar y valorizar estos materiales para usos posteriores.

Planificar un urbanismo coherente con el sistema natural

Que permita establecer a gran escala los beneficios que luego se van a aplicar a las viviendas y su entorno. Habrá que tener en cuenta también que los futuros usuarios de un nuevo emplazamiento necesitarán del transporte. El transporte es un sistema con un gran impacto. Por otra parte, los espacios urbanizados, exteriores a las edificaciones, también deben ser objeto de aplicación de los criterios ecológicos, en cuanto a la planificación de la vegetación, que requiera poco consumo de agua de riego, así como el empleo de aguas de origen reciclado.

Utilización de materiales y sistemas constructivos sanos

Tanto para la salud de los usuarios como del medio ambiente, por su ciclo de vida de mínimo impacto ambiental a lo largo de toda su vida útil, esto es, desde que se extrae la materia prima hasta que se derriba la edificación y el material se convierte en residuo. Uso de materiales ecológicos, bajo impacto ambiental, reciclados.

Protocolo de Kioto, el cambio climatico

Protocolo de Kioto

¿Qué es?

El Protocolo de Kioto sobre el cambio climático es un acuerdo internacional que tiene por objetivo reducir las emisiones de seis gases provocadores del calentamiento global: dióxido de carbono (CO2), gas metano (CH4) y óxido nitroso (N2O), además de tres gases industriales fluorados: Hidrofluorocarbonos (HFC), Perfluorocarbonos (PFC) y Hexafluoruro de azufre (SF6), en un porcentaje aproximado de un 5% a nivel global, dentro del periodo que va desde el año 2008 al 2012, en comparación a las emisiones al año 1990.Esto no quiere decir que cada país debo reducir su emisión de gases regulados en un 5% sino que cada uno tiene sus propios porcentajes de emisión que debe disminuir.

Protocolo de Kioto, reducir emisiones de gases

¿Cómo nació y cuándo entra en vigor?

El 11 de diciembre de 1997 los países industrializados se comprometieron, en la ciudad de Kioto, a ejecutar un conjunto de medidas para reducir los gases de efecto invernadero.El acuerdo entró en vigor el 16 de febrero de 2005, después de la ratificación por parte de Rusia el 18 de noviembre de 2004.Para ello se requería la firma de al menos 55 estados y que entre todos sumaran el 55% de las emisiones de 1990, con la aceptación de Rusia el protocolo entró en vigor en 2004. Lo han firmado más de 140 países y ratificado 128. Estados Unidos (que aporta la cuarta parte de las emisiones mundiales de CO2), entre otros, sigue al margen.

¿Qué exige?

La Unión Europea, como agente especialmente activo en la concreción del Protocolo, se comprometió a reducir sus emisiones totales medias durante el periodo 2008-2012 en un 8% respecto de las de 1990 con las excepciones de Portugal, Grecia, España, Irlanda y Suecia, autorizadas a incrementar sus emisiones por su retraso industrial en aquel año. No obstante, a cada país se le otorgó un margen distinto en función de diversas variables económicas y medioambientales según el principio de «reparto de la carga».

Protocolo de Kioto, el cambio climatico

¿Cuál es la situación en España?

España se comprometió a aumentar sus emisiones un máximo del 15% en relación al año base y se ha convertido en el país miembro que menos posibilidades tiene de cumplir lo pactado, con un aumento del 48% en sus emisiones durante el año 2007, más del triple de lo que le permite el tratado.

¿Cómo librarse de las sanciones?

Los países que sobrepasan el límite máximo de emisiones pueden comprar derechos de emisión a aquellos estados que no alcanzan el tope. También podrán ‘descontarse’ emisiones ayudando a países subdesarrollados con proyectos de eficiencia energética y de reducción de la contaminación y plantando superficie boscosa que compense con sus emisiones de oxígeno las de CO2.

El imparable cambio climático

Un estudio firmado por más de cincuenta científicos augura para finales de siglo aumentos de temperaturas de 4 a 7 grados y mayor frecuencia de olas de calor, inundaciones e incendios.
Confirma a la Península Ibérica como un área geográfica más vulnerable que la media europea y mundial.