Noticias

compra_publica_verde

Compra pública verde

La valoración ambiental en los contratos públicos esta recogida por el Ministerio de Medio Ambiente (MMA), por la que se fijan los criterios de modificación de los pliegos de cláusulas administrativas particulares que han de regir la contratación publica, para incluir la valoración ambiental como exigencia objetiva de resolución de los concursos que se convoquen.

compra_publica_verde

Concretamente, con este plan se pretende que se alcance antes del 31 de diciembre de 2010 la meta establecida por la Comunidad Europea en la Estrategia revisada para un Desarrollo Sostenible. Más concretamente, el Plan prevé alcanzar un ahorro energético del 9% antes del 31 de diciembre de 2010 y del 20% a finales de 2016. También un ahorro de agua del 20% en 2010. En cuanto al mobiliario utilizado en la Administración, se promueve la utilización de materiales de origen reciclado y cuando contenga un porcentaje de madera superior al 10%, ésta ha de tener un origen legal, proceder de explotaciones gestionadas de forma sostenible y no contener sustancias tóxicas.

En definitiva, el objetivo de introducir criterios “verdes” en la contratación pública se basa en la responsabilidad de reducir al mínimo los impactos ambientales producidos por estas contrataciones y asegurar una demanda pública de bienes y servicios que pueda ser detectada por los productores y proveedores de la Administración para que encuentren interesante producir y distribuir nuevas alternativas sostenibles a los productos y servicios tradicionales.

Para poner en práctica esta política, el Consejo de Ministros acuerda el 22 de mayo de 2006 la creación de una Comisión Interministerial para la incorporación de criterios ambientales en la contratación pública y la redacción de un Plan Nacional de Compra Pública Verde para articular la conexión entre la contratación pública y la implantación de prácticas respetuosas con el medio ambiente en las oficinas y dependencias de la AGE y sus organismos públicos. La citada Comisión está liderada por el Ministerio de Medio Ambiente.

madera plastica

Madera y plástico, compuesto de materiales reciclados

Los materiales conocidos como Wood Plastic Composites (WPC) son, por definición, materiales o productos constituidos principalmente por materiales celulósicos y materiales termoplásticos, que suelen ser procesados mediante técnicas de transformación de polímeros.
Los materiales celulósicos utilizados en los WPC pueden ser de diferente tipos y provenir de numerosas fuentes, pero en general se engloban dentro del materiales reciclados. Desde fibras celulósicas refinadas, hasta residuos post industriales del sector maderero, pasando por materias y residuos agroforestales como el lino, yute, sisal, paja y cáscara de arroz, etc. Los productos basados en WPC suelen ser catalogados de forma conjunta con los denominados plastic lumber , al tratarse de productos que se pueden utilizar en aplicaciones similares, donde se busca sustituir a productos de madera natural. Sin embargo hay una diferencia clave, los WPC son materiales compuestos en los que se utilizan materiales plásticos y madera, mientras que los plastic lumber se fabrican sólo a partir de plásticos reciclados de post-consumo industrial.

El uso de los WPC a nivel mundial no es nuevo, pues el mercado de estos materiales se inició en los EEUU hace casi dos décadas, donde se desarrolló y creció ampliamente hasta la actualidad. En Europa el mercado ha ido una década por detrás del mercado americano, sin embargo en los últimos años se ha registrado crecimientos del orden de un 25% anual, A nivel nacional, es un concepto que está comenzando a introducirse en el mercado.

madera plastica

Materias primas:

La formulación de los WPC depende de los requisitos de la aplicación final y del plástico utilizado, encontrándose en el mercado compuestos con contenido en madera de hasta el 85% en peso, aunque lo más común es del 50 al 70% en peso de madera y el resto de plástico.

Plásticos:

Los plásticos utilizados en los WPC deben ser materiales de bajo punto de fusión para evitar la degradación térmica de la madera durante su fabricación. La temperatura de comienzo de degradación de la celulosa es de unos 200 a 210 ºC, lo que limita la utilización de los polímeros termoplásticos al polietileno (PE), polipropileno (PP), poli (cloruro de vinilo) (PVC) y poliestireno (PS). Además, debido a su facilidad de procesado, estos materiales son los más utilizados en el mercado, lo que permite a su vez disponer de grandes cantidades de reciclado de éstos.

Madera plastica compuesto procedente del plastico reciclado

Madera para exterior fabricada con materiales reciclados

Madera plastica compuesto procedente del plastico reciclado
La madera plastica es un compuesto procedente de plásticos reciclados de post-consumo doméstico e industrial, que tras depositarse en el contenedor amarillo son recogidos, clasificados y seleccionados exhaustivamente, con el fin de obtener un producto final de alta calidad 100% ECOLÓGICO, reciclado y reciclable, al final de su vida útil.

Es idóneo para su uso en EXTERIORES, ya que presenta las ventajas estéticas y calidez de la madera natural pero mejorando sus propiedades al incorporar las ventajas del plástico: ALTA DURABILIDAD, SIN MANTENIMIENTO.

Los ensayos técnicos y de caracterización sobre el material han sido certificados por Cemitec, Centro Tecnológico y posee el Distintivo de Calidad Ambiental, asegurando que se trata de un producto de alta resistencia estructural y respetuoso con el medio ambiente, tanto en su proceso de fabricación como a lo largo de toda su vida útil.

Ventajas de la madera para exterior compuesta.

  • ALTA DURABILIDAD: Hasta 5 veces más que la madera natural.
  • SEGURO: No se pudre ni se astilla.
  • SIN MANTENIMIENTO: Evite gastos adicionales (sin barnices, pinturas, plaguicidas …)
  • RESISTENTE: Impermeable al agua y la humedad.
  • HIGIÉNICO : Inmune a microorganismos, roedores e insectos.
  • NO TÓXICO: Sin empleo de químicos (As, Cr, Cu).
  • 100% ECOLÓGICOS: Fabricados a partir de materias primas 100% recicladas y reciclables.
Madera para exterior fabricada con materiales reciclados

Madera plástica, una salida al plástico reciclado

La madera plástica es un producto hecho de la combinación de residuos madera y plástico 100% reciclado, de forma que se aprovechan las ventajas estéticas de la madera y se mejora añadiendo las excelentes propiedades del plástico.
El producto final tiene la apariencia, belleza y calidez de la madera natural pero, debido a la presencia del plástico: NO NECESITA MANTENIMIENTO y NO SE DETERIORA
El compuesto madera plástica puede ser empleado de la misma manera que la madera natural, pero resulta especialmente ventajoso para su uso en exteriores.

El material está compuesto de un porcentaje de madera y el resto de residuos plásticos 100% reciclados de alta calidad, procedentes de envases domésticos e industriales depositados en el contenedor del reciclaje.
Su composición con un alto porcentaje de polietilenos de alta y baja densidad (HDPE, LDPE) y de polipropileno (PP) hace que el producto final presente una GRAN RESISTENCIA ESTRUCTURAL.

Madera para exteiror fabricada con materiales reciclados

Características del material:

  • Disponible en varios colores.
  • Alta DURABILIDAD, al menos, cinco veces más que la madera natural, sin gastos adicionales.
  • NO necesita MANTENIMIENTO, sin barnices, pinturas, lijas, impermeabilizantes…
  • NO se ASTILLA, NI se PUDRE.
  • Impermeable al agua, ideales para sitios húmedos y fríos.
  • Resistente a ambientes salinos, al sol y a los químicos.
  • Resistente a factores climáticos (sin alteraciones entre los -40°C y +70°C)
  • Indeformable. No quiebra, ni parte.
  • Aislante acústico, térmico y eléctrico (disminuye el frío, calor, el ruido y no transmite la corriente eléctrica) , propiedad a destacar para uso en materiales de construcción: pavimento exterior, mobiliario jardin, madera.
Un acuerdo mundial sobre el cambio climático es urgentemente necesario

Copenhagen y cambio climático

Un acuerdo mundial sobre el cambio climático es urgentemente necesario. Las concentraciones de dióxido de carbono y de otros gases que provocan el efecto de invernadero en la atmósfera han alcanzado las 435 partes por millón (ppm) de CO2 equivalente, frente a unas 280 ppm antes de la industrialización en el siglo XIX.

Si seguimos lanzando emisiones como hasta ahora con actividades como la quema de combustibles fósiles y la tala de bosques, las concentraciones podrían alcanzar las 750 ppm al final del siglo. De ser así, el probable aumento de la temperatura media mundial respecto de los tiempos preindustriales será de 5ºC o más.

Hace treinta millones de años que la temperatura de la Tierra no era tan alta. La especie humana, que no lleva más de 200.000 años en ella, tendría que afrontar un medio físico más hostil que nunca. Las inundaciones y las sequías se volverían más intensas y los niveles mundiales del mar serían varios metros más altos, con lo que alterarían gravemente las vidas y los medios de subsistencia y causarían movimientos de población en gran escala y conflictos inevitables en todo el mundo. Algunas partes de éste quedarían sumergidas bajo el agua; otras se volverían desiertos.Un acuerdo mundial sobre el cambio climático es urgentemente necesario

Los países en desarrollo reconocen la injusticia de la situación actual y sienten irritación ante ella. Los niveles actuales de gases que provocan el efecto de invernadero se deben en gran medida a la industrialización en el mundo desarrollado desde el siglo XIX. Sin embargo, los países en desarrollo son los más vulnerables ante las consecuencias del cambio climático, que amenazan el crecimiento económico necesario para superar la pobreza. Al mismo tiempo, no se pueden reducir las emisiones al ritmo necesario sin la fundamental contribución del mundo en desarrollo.

Hay que abordar a la vez el cambio climático y la pobreza, las dos amenazas que caracterizan este siglo. Si fracasamos con una, fracasaremos con la otra. La tarea que afronta el mundo es la de afrontar las “limitaciones de carbono” en el medio ambiente, sin por ello dejar de crear el desarrollo necesario para elevar el nivel de vida de los pobres.

Para evitar los graves riesgos resultantes de un aumento de la temperatura media mundial de más de 2ºC, debemos reducir las concentraciones atmosféricas por debajo de 450 ppm, lo que requerirá una reducción de las emisiones mundiales anuales de unas 50 gigatoneladas de CO2 equivalente en la actualidad a menos de 35 gigatoneladas en 2030 y menos de 20 gigatoneladas en 2050.

En la actualidad, las emisiones anuales por habitante en la Unión Europea ascienden a 12 toneladas y a 23,6 toneladas en los Estados Unidos, frente a seis toneladas en China y 1,7 toneladas en la India. Como las proyecciones correspondientes a 2050 indican que la población mundial ascenderá a unos 9.000 millones, se deben reducir las emisiones anuales por habitante a dos toneladas, aproximadamente, de CO2 equivalente, por término medio, para que el total anual mundial ascienda a menos de 20 gigatoneladas.

La mayoría de los países desarrollados están fijándose reducciones de las emisiones anuales de al menos el 80 por ciento –en comparación con los niveles de 1990– de aquí a 2050. Para convencer a los países en desarrollo de que la meta de 2050 es creíble, deben ser a un tiempo ambiciosos y realistas sobre las amenazas políticas internas que afrontan al adoptar y aplicar una metas exigentes para 2020, 2030 y 2040.

Los países en desarrollo necesitan ayuda y apoyo importantes de las naciones ricas para ejecutar sus planes de crecimiento económico con poco carbono y adaptarse a los efectos del cambio climático, que serán ya inevitables en los próximos decenios. Además, los países desarrollados deben prestar un importante apoyo a las medidas encaminadas a frenar la desforestación en los países en desarrollo y para reducir las emisiones en gran medida y rápidamente y con un costo razonable.

A partir de los recientes cálculos de las necesidades suplementarias del mundo en desarrollo a consecuencia del cambio climático, los países ricos deben prestar un apoyo financiero anual –además de los compromisos de ayuda exterior vigentes– de unos 100.000 millones de dólares para la adaptación y otros 100.000 millones para la mitigación de aquí a comienzos del decenio de 2020. Parte de ellos pueden obtenerse mediante el mercado del carbono. Además, los países ricos deben demostrar que el crecimiento con poco carbono es posible invirtiendo en nuevas tecnologías, que se deben compartir con los países en desarrollo para impulsar sus medidas de mitigación.

Ya estamos viendo innovaciones extraordinarias debidas al sector privado, que impulsarán la transición a una economía mundial con poco carbono. Además, las inversiones en eficiencia energética y tecnologías que utilicen poco carbono podrían sacar la economía mundial de su desaceleración en los próximos años. Más importante es que, al impulsar la transición al crecimiento con poco carbono, dichas tecnologías podrían crear el período más dinámico e innovador de la historia económica, que superaría el de la introducción de los ferrocarriles, las redes eléctricas o la red Internet.

No hay una verdadera opción substitutiva. El crecimiento con mucho carbono está condenado, herido por los elevados precios de los combustibles fósiles y eliminado por el hostil medio físico que creará el cambio climático. El crecimiento con poco carbono será más seguro en materia de energía, más limpio, más apacible, más inocuo y tendrá mayor diversidad biológica.

Debemos aprender de la crisis financiera la lección de que, si se hace caso omiso de los riesgos, las consecuencias con el tiempo serán inevitablemente peores. Si no empezamos a luchar contra la corriente de emisiones de gases que provocan el efecto de invernadero, la acumulación en la atmósfera seguirá aumentando, con lo que la adopción de medidas futuras resultará más difícil y costosa. Se pueden aplazar otros gastos públicos, pero la de aplazar las medidas contra el cambio climático es una opción muy peligrosa y muy costosa.

El cambio climático representa una profunda amenaza para nuestro futuro económico, mientras que el crecimiento con poco carbono promete decenios de una prosperidad mayor. La elección en Copenhague será difícil y lo que está en juego no podría ser mayor. Sabemos lo que debemos hacer y podemos hacerlo.

Cartel de la semana de la movilidad sostenible

Semana de la movilidad sostenible

Cartel de la semana de la movilidad sostenibleDesde el año 2002 que la Unión Europea lanzara esta iniciativa, todos los años a lo largo de la semana del 16 al 22 de septiembre, son muchos los municipios europeos los que deciden celebrar esta semana con el propósito de concienciar a los ciudadanos de que la contaminación en las ciudades es un hecho que va en aumento. Y es que los gases emitidos por los vehículos contribuyen al cambio climático y por supuesto afectan a nuestra salud.

Algunas de las soluciones que se plantean desde Europa son: cambiar el sistema de transporte actual hacia medios de transporte más sostenibles como el transporte público, el paseo a pie o en bicicleta para trayectos cortos, el coche compartido y el coche multiusuario; usar nuevos combustibles (electricidad, biogás…) y compartir esfuerzos firmando acuerdos internacionales. Muchas de estas están en nuestras manos.

Para facilitar estas acciones es necesario que se empleen recursos en implantar el carril-bici, zonas de peatones y de limitación del tráfico, la instalación del sistema público de bicicletas, los carriles bus-taxi reservados o la puesta en marcha del tranvía que hagan de las poblaciones un referente en cuanto a movilidad urbana.

La Semana de la Movilidad Sostenible es una oportunidad para que todas las ciudades participantes muestren cómo les afectan las materias relacionadas con el medio ambiente, ya que supone una oportunidad de presentar los centros urbanos en un ambiente diferente restringiendo el tráfico motorizado en ciertas áreas, animando al uso de modos de transporte más sostenibles e informando a los ciudadanos sobre el impacto sobre la salud y medio ambiente de sus elecciones de transporte.

Es una forma de que las administraciones locales y asociaciones presenten sus políticas en materia de movilidad ciudadana con el único objetivo de concienciar a la población sobre el impacto ambiental del transporte que permita alcanzar un cambio significativo en los hábitos que nos permita a todos avanzar hacia una estrategia de transporte más sostenible en Europa.

¡Es una apuesta por la calidad de vida de los ciudadanos!

mobiliaro urbano ecologico

Mobiliario urbano ecológico para parques

En Alcalá de Henares se ha construido el primer parque con mobiliario urbano elaborado a partir de materiales reciclados, que evitan la tala indiscriminada de árboles y lo que supone un ahorro importante en materias primas naturales.

Además la utilización de este tipo de materiales supone una ventaja económica importante ya que al estar fabricados con madera plástica procedente de plásticos reciclados no requieren mantenimiento y tienen una alta durabilidad.

El alcalde, Bartolomé González, fue el encargado de la inauguración de este nuevo espacio de más de 14.000 metros cuadrados que dispone caminos para pasear, una zona de entrenamiento canina y un gimnasio al aire libre para mayores.

La elección de especies de árboles y arbustos ha sido realizada con criterios de bajo mantenimiento, para aprovechar al máximo los recursos naturales y apoyar al ahorro en el consumo de agua de riego.

Sin duda, la parte más novedosa de este nuevo espacio es que las vallas, bancos y papeleras se han realizado con plástico reciclado y que cuenta con una zona canina destinada al adiestramiento y entrenamiento de los perros formada también con materiales biodegradables respetuosos con el medio ambiente.

mobiliaro urbano ecologico

La iniciativa de construir un parque donde todos sus elementos han sido elegidos bajo criterios de sostenibilidad ambiental es un paso adelante en el cuidado de nuestra naturaleza impulsando una conciencia ecológica en los ciudadanos y, sobretodo, en los niños que desde pequeños deben conocer los beneficios de reciclar haciéndoles ver que no hay diferencia entre un columpio nuevo y uno completamente reciclado.

Estos parques todavía son poco habituales en las ciudades pero paulatinamente se están convirtiendo en una realidad, es necesario que las administraciones públicas y las empresas privadas, antes de planificar y construir un parque, tengan muy en cuenta la opción más ecológica posible: fabricar parques con materiales ecológicos a favor del desarrollo sostenible.

madera de jardin

Madera de jardin ecológica y sin mantenimiento

madera de jardinHolger Militz, catedrático de biología de la madera en la Universidad de Göttingen, habla, durante la décima edición de las jornadas Cosmu, sobre el desarrollo de nuevos materiales derivados del reciclaje de plásticos y madera de jardin que permitan diseñar y fabricar productos reciclados y reciclables, además de favorecer la reutilización y valorización de residuos.

Los compuestos de madera y plástico son un nuevo híbrido de materiales en los que los polímeros son el material matriz y la madera el relleno. En Estados Unidos, los compuestos se realizan con un 50% de polímeros y un 50% de madera, mientras que en Europa, el material está compuesto por más madera (80%) que plástico, además en E.E.U.U. están más extendidos.

El profesor Militz destaca los avances y posibilidades futuras de desarrollo de este tipo de materiales y las oportunidades que se abren por su aplicación, entre otros, en productos para la industria del mueble debido a las numerosas ventajas que presentan, sobretodo, para su uso en exterior ya que soportan las condiciones climáticas mucho mejor que la madera. Requieren un bajo mantenimiento y tienen una mayor resistencia a parásitos.

Concurso ecodiseño 2009 para aportar ideas de una ciudad sostenible

Primer concurso de Ecodiseño 2009

Concurso ecodiseño 2009 para aportar ideas de una ciudad sostenible

El proyecto Rivas Ecópolis quiere contar con la participación de aquellos agentes sociales que estén dispuestos a aportar sus ideas en el terreno de la ciudad sostenible.

Por ello se pone en marcha un concurso de ecodiseño que en su primera edición propone como temática el diseño arquitectónico y urbano para la Ciudad del Agua y la Energía que se construirá en la ciudad de Rivas Vaciamadrid.

Es el diseño orientado a la inclusión de criterios de sostenibilidad como parte útil y necesaria en la creación de objetos y sistemas, así como la necesidad de contemplar la carga ambiental de materiales y diseños.

La Ciudad del Agua y la Energía será un proyecto singular en su contenido y en sus formas. Sus edificios, dotaciones y espacios públicos serán pensados bajo criterios bioclimáticos y sostenibles. Para ello, el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid a través de su proyecto Rivas Ecópolis propone este concurso de ecodiseño para comenzar a pensar soluciones a la futura
Ciudad del Agua y la Energía.

Optimizar el ciclo de vida de los elementos que formen parte de la Ciudad del Agua y la Energía, aplicar criterios de máxima eficiencia energética, concebir sus espacios y edificios como elementos integrados en un conjunto, generar un lugar para la calidad de vida y la cohesión social o acercarse a la “huella cero”, son algunos de los objetivos que se persiguen en el proyecto de este futuro espacio destinado al I+D+i de la energía y el agua.

Desde Rivas queremos proponer una visión del crecimiento que tenga como eje la sostenibilidad y el reencuentro con una dimensión de ciudad que esté en sintonía con el entorno natural, con el aprovechamiento de los recursos y con la convivencia social.

Fuente: www.rivasecopolis.org
Bases del concurso Ecodiseño 2009

Reciclado de materiales plasticos mas consulidos a nivel mundial

Reciclado de plásticos

Reciclado en la fuente

Uno de los problemas es que el acento debe ponerse en cómo generar cada vez menos residuos, de cualquier índole como residuos plásticos.

La reducción en la fuente se refiere directamente al diseño y a la etapa productiva de los productos, principalmente envases, antes de ser consumidos. Es una manera de concebir los productos con un nuevo criterio ambiental; generar menos residuos. Y esto es aplicable a todas las materias primas: vidrio, papel, cartón, aluminio y plásticos.

En el caso de estos últimos residuos, la reducción en la fuente es responsabilidad de la industria petroquímica (fabricante de los diferentes tipos de plásticos), de la industria transformadora (que toma esos plásticos para fabricar los diferentes productos finales), y de quien diseña el envase (envasador).

Aunque podría decirse que al consumidor también le cabe una buena parte de la responsabilidad: en las góndolas de los supermercados es él quien tiene la facultad de elegir entre un producto que ha sido concebido con criterio de reducción en la fuente y otro que derrocha materia prima y aumenta innecesariamente el volumen de los residuos.

Reducir en la fuente significa referirse a la investigación, desarrollo y producción de objetos utilizando menos recursos (materia prima). De ahí su denominación porque se aplica a la faz productiva. Al utilizar menos materia prima se producen menos residuos y además se aprovechan mejor los recursos naturales.

Minimizar el volumen y peso de los residuos es el primer paso para resolver el problema global de los mismos. Todo gerenciamiento de los Residuos Sólidos Urbanos debe comenzar por la reducción en la fuente. Sigue leyendo

Protocolo de Kioto, el cambio climatico

Protocolo de Kioto

¿Qué es?

El Protocolo de Kioto sobre el cambio climático es un acuerdo internacional que tiene por objetivo reducir las emisiones de seis gases provocadores del calentamiento global: dióxido de carbono (CO2), gas metano (CH4) y óxido nitroso (N2O), además de tres gases industriales fluorados: Hidrofluorocarbonos (HFC), Perfluorocarbonos (PFC) y Hexafluoruro de azufre (SF6), en un porcentaje aproximado de un 5% a nivel global, dentro del periodo que va desde el año 2008 al 2012, en comparación a las emisiones al año 1990.Esto no quiere decir que cada país debo reducir su emisión de gases regulados en un 5% sino que cada uno tiene sus propios porcentajes de emisión que debe disminuir.

Protocolo de Kioto, reducir emisiones de gases

¿Cómo nació y cuándo entra en vigor?

El 11 de diciembre de 1997 los países industrializados se comprometieron, en la ciudad de Kioto, a ejecutar un conjunto de medidas para reducir los gases de efecto invernadero.El acuerdo entró en vigor el 16 de febrero de 2005, después de la ratificación por parte de Rusia el 18 de noviembre de 2004.Para ello se requería la firma de al menos 55 estados y que entre todos sumaran el 55% de las emisiones de 1990, con la aceptación de Rusia el protocolo entró en vigor en 2004. Lo han firmado más de 140 países y ratificado 128. Estados Unidos (que aporta la cuarta parte de las emisiones mundiales de CO2), entre otros, sigue al margen.

¿Qué exige?

La Unión Europea, como agente especialmente activo en la concreción del Protocolo, se comprometió a reducir sus emisiones totales medias durante el periodo 2008-2012 en un 8% respecto de las de 1990 con las excepciones de Portugal, Grecia, España, Irlanda y Suecia, autorizadas a incrementar sus emisiones por su retraso industrial en aquel año. No obstante, a cada país se le otorgó un margen distinto en función de diversas variables económicas y medioambientales según el principio de «reparto de la carga».

Protocolo de Kioto, el cambio climatico

¿Cuál es la situación en España?

España se comprometió a aumentar sus emisiones un máximo del 15% en relación al año base y se ha convertido en el país miembro que menos posibilidades tiene de cumplir lo pactado, con un aumento del 48% en sus emisiones durante el año 2007, más del triple de lo que le permite el tratado.

¿Cómo librarse de las sanciones?

Los países que sobrepasan el límite máximo de emisiones pueden comprar derechos de emisión a aquellos estados que no alcanzan el tope. También podrán ‘descontarse’ emisiones ayudando a países subdesarrollados con proyectos de eficiencia energética y de reducción de la contaminación y plantando superficie boscosa que compense con sus emisiones de oxígeno las de CO2.

El imparable cambio climático

Un estudio firmado por más de cincuenta científicos augura para finales de siglo aumentos de temperaturas de 4 a 7 grados y mayor frecuencia de olas de calor, inundaciones e incendios.
Confirma a la Península Ibérica como un área geográfica más vulnerable que la media europea y mundial.

Exporecicla, feria de recuperacion y reciclaje

Exporecicla Zaragoza, Feria recuperación y reciclaje

Exporecicla, feria de recuperacion y reciclaje

Una feria diferente y necesaria

Las encuestas realizadas entre los visitantes profesionales de ExpoRecicla 2008, y las entrevistas mantenidas por los organizadores con la práctica totalidad de los expositores del Certamen nos señalan dos puntos muy claros:

  • ExpoRecicla 2008 fue un gran éxito. El sector de la Recuperación y el Reciclaje, la Gestión, Tratamiento y Valorización de Residuos necesitaba un evento específico, al servicio de sus necesidades e intereses, y ExpoRecicla ha cumplido con creces esta demanda.
  • La celebración de una nueva edición de ExpoRecicla, en el segundo semestre de 2009, presenta interesantes ventajas y oportunidades, a pesar de las condiciones, en principio poco favorables, que presenta el panorama económico y empresarial.
  • En estas circunstancias, los organizadores de ExpoRecicla (Feria de Zaragoza y revista InfoEnviro) han decidido celebrar una próxima edición del certamen en Noviembre de 2009. Se pretende con ello alcanzar importantes objetivos comerciales que justifiquen esta iniciativa, y puedan compensar con creces el importante esfuerzo que la misma significa para las empresas y entidades participantes.

Feria de la recuperacion y el reciclaje, Zaragoza