Casas pasivas, nuevos materiales y sostenibilidad

casas pasivas

Cada vez son más las personas que apuestan por las viviendas sostenibles; es decir, casas que son eficientes energéticamente. Los motivos son muchos pero entre los principales destacan la búsqueda de una mejor calidad de vida y el ahorro de energía. Estos son los dos objetivos que consiguen las casas pasivas, una modalidad de vivienda que a base de nuevos materiales sostenibles y un aprovechamiento de los recursos energéticos puede hacer reducir la factura de la luz. Pero de poco sirve la optimización energética si no viene acompañada de unas tarifas energéticas adecuadas.

Ahorrar en la luz

Al llegar a una casa pasiva lo primero que tendrás que hacer es dar de alta la luz así como dar de alta el agua. Igualmente será necesario, en algunos casos, el alta el gas. Una vez que ya estén activos los suministros, será necesario verificar si la tarifa eléctrica que has contratado se ajusta a tus necesidades.

Todo dependerá del precio de la luz; es decir, que el precio de la luz de este 2020 se ajusta a nuestra forma de consumir. Esto puede ocurrir, por ejemplo, si contratas una tarifa cuyo precio de la luz de Endesa o cualquier otra comercializadora sea más barato durante las noches, que es cuando el cliente efectúa un mayor consumo. Esta sería una forma de conseguir unas facturas menores.

Los materiales

Para ayudar a conseguir un consumo eficiente, las casas pasivas se ayudan de los materiales adecuados. Y uno de ellos son las maderas sintéticas de exterior, que combinan las propiedades de la madera en cuanto a aislamiento térmico con polímeros reciclados de alta calidad y un porcentaje de agentes acoplantes y estabilizantes naturales. Este tipo de material es ecológico, tiene una alta durabilidad y el acabado natural. Está fabricado con materiales naturales y se pueden usar en tarimas, revestimientos, etc.

La madera no es el único material que podemos usar para el ahorro de energía. Para ayudarte a escoger el más adecuado, hay que tener en cuenta que son normalmente los materiales obtenidos de la naturaleza los que suelen ser mejores aislantes térmicamente. Al igual que la madera, la piedra por ejemplo también es muy eficiente para ello.

¿Cuáles son las ventajas de las casas pasivas?

Sabes que las casas pasivas ahorran energía pero seguramente te preguntarás cómo consiguen esa eficiencia energética. A continuación te resolvemos todas esas dudas:

  • ¿Qué mejor forma hay de ahorrar energía porque no la necesitas? Efectivamente, las casas pasivas funcionan principalmente porque aprovechan al máximo los recursos naturales. De esta forma, suelen estar construidas teniendo en cuenta la trayectoria del sol, por lo que se puede aprovechar la luz solar al máximo para no tener que encender las bombillas.
  • Los muros exteriores y las ventanas suelen ofrecer rotura del puente térmico, de tal manera que las temperaturas exteriores a la vivienda nunca afectarán al interior. Además, como están aisladas térmicamente, al apagar la calefacción o el aire acondicionado la temperatura se mantendrá como si no se hubiera apagado el radiador o el aire acondicionado.

A pesar de que las casas pasivas se han puesto de moda en la actualidad, lo cierto es que es una invención de principios del siglo XX tal y como podemos comprobar en este artículo. Y es que la sostenibilidad siempre ha sido importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.