Suelos de madera para exterior. Donde utilizarlos y como diferenciarlos

Elegir un suelo de madera exterior es una de las mejores opciones para crear una superficie atractiva visualmente y duradera en el tiempo. El uso de la madera para un suelo exterior está ampliamente extendido, tanto en viviendas familiares como en espacios públicos y negocios. Una forma de optar por una apariencia tradicional que aporta un toque natural muy interesante.

¿Qué tipos de suelos de madera existen?

En el mercado podemos encontrar dos tipos de suelos de madera: los suelos de madera tradicionales que usan madera natural únicamente o los suelos de madera composite, que también se conoce como madera tecnológica.

Suelos de madera tradicional

Los suelos de madera natural permiten crear una tarima exterior de madera al más puro estilo tradicional. La madera natural es la mejor opción para quienes desean disfrutar de un suelo más natural que ofrece un tacto y una textura que no puede ofrecer una superficie artificial.

Una tarima de madera exterior puede ofrecer una duración similar a la de otras opciones artificiales con un mantenimiento adecuado. En el mercado podemos encontrar suelos de madera natural elaborados con maderas de distintos tipos. El Ipé o el cedro son las mejores para colocar en zonas húmedas mientras que el abeto o el pino pueden ser más recomendables en zonas de exteriores con baja humedad.

En cambio, los suelos de madera tradicional se muestran menos resistentes que otras opciones cuando hablamos de ataques de insectos. Si se realizan tratamientos de prevención adecuados no debe ocurrir ningún tipo de problema, pero sí puede verse dañado el suelo si es atacado por termitas o insectos similares.

Otro aspecto a tener en cuenta con los suelos de madera natural es que cambian de tonalidad con el paso del tiempo. No es un inconveniente en sí mismo, pero sí hay que tener claro que el cambio de color de la madera forma parte de un proceso natural. El inconveniente podría llegar en caso de tener que sustituir algunas piezas del suelo, ya que entonces sí se notará que habrá diferentes colores en el suelo.

Suelos de madera composite

Los suelos de composite son una continuación de las tradicionales maderas de toda la vida. Dando una solucion de durabilidad al mantenimiento y fragilidad de la madera natural en determinados ambientes. Esto se consigue mediante una novedosa técnica mezcla de componentes y extrusionado de los materiales para aportar durabilidad, estabilidad y naturalidad en los acabados.

Principalmente podemos distinguir 2 grupos de suelos en madera para exterior, tradicionalmente se les ha llamado tarimas ya que van fijados sobre una estructura de rastreles que les permite evacuar el agua y la nivelación de las propias maderas, con posterioridad a estas tarimas ha surgido el sistema de baldosa que nivela y fija las tablas mediante una base plástica en lugar del original sistema de estructura rastrelada.

Tarimas de exterior

tarima exterior sintética

La tarima exterior sintética es un tipo de superficie compuesta por polímeros y por fibras de madera. Es un tipo de suelo de ultima tecnología que ofrece una estética muy similar a la de la madera, que gracias a su base de polímeros su resistencia al sol, a las heladas o al agua es superior.

Baldosas composite

baldosa madera composite

Una baldosa composite también resiste mejor a los cambios bruscos de temperatura. Podemos encontrar una loseta composite en una gran variedad de diseños, imitaciones a la piedra e incluso en colores llamativos. Es un tipo de superficie que va a requerir un mantenimiento mínimo, ni lijado ni barnizado como sí ocurre con la madera tradicional, los precios de estas baldosas son inferiores al de una tarima y la instalación es mas sencilla gracias a su base plástica de anclaje.

Características mas destacables

Resistencia a golpes e impactos

Los suelos técnicos también resiste mejor a los golpes que pudiera recibir, al incorporar materiales plásticos en su composición son mas elásticos y tienden a flexar antes de romper frente a un impacto.

Repele hongos e Insectos

Las nuevas maderas tecnológicas repelen los ataques de insectos o de hongos. Su instalación resulta muy sencilla y no hay que tener miedo a que se astille alguna pieza, como ocurre con la madera natural. Incluso las baldosas de composite pueden tener propiedades antideslizantes. Sin olvidar que es un material 100% reciclable, al igual que la madera.

Fácil reparación

Con las tarimas de madera tecnológica todo son ventajas, ya que las piezas tienen un anclaje de clip que permite sustituir una madera por otra fácilmente y en pocos minutos si se rompen, sin tener que desmontar toda la superficie (únicamente la tabla dañada). Un problema frecuente que nos encontramos con las tarimas de madera natural.

Variedad de colores

Las maderas de composite disponen de una amplia variedad de colores que podemos utilizar según nuestros gustos personales y también en función de las necesidades. Es común utilizar colores claros en zonas donde pisamos descalzos ya que se calientan mucho menos al sol que la madera tradicional, que necesita de aplicar algunos productos sobre la superficie después de la instalación. Con el fin de evitar que machas de aceite u otros productos calientes penetren en el interior. Estos aceites protectores y barnices que son abrasivos y no son recomendables a la hora de pisar la superficie con los pies descalzos, como es el caso de piscinas.

Sin mantenimiento ni barnices

La madera tradicional requiere de un mantenimiento periódico para su conservación mientras que las tarimas sintéticas ya incorporan aditivitos estabilizantes y protectores en su composición para un buen comportamiento en exterior.

¿Dónde usar cada tipo de suelo de madera exterior?

Suelos de piscina

Los paneles de madera composite son más recomendables como suelo de tarima para piscina. Su aspecto natural encaja a la perfección con las piscinas y además no se calientan tanto y se puede andar descalzo cómodamente sobre su superficie.

Suelos para restaurante

Como suelo de madera para restaurante, ambas opciones son válidas, si bien la madera aporta un toque rústico y tradicional muy interesante, los paneles de composite ofrecen una mayor resistencia a la humedad y a la calefacción propia de estos establecimientos. La elección va a depender de las condiciones de cada establecimiento y del estilo decorativo que se pretenda adoptar para el mismo. La mejor alternativa para suelos expuestos a manchas orgánicas como es un restaurantes son las tarimas encapsuladas ya tienen una capa que envuelve la pieza y sella frente a manchas graves.

Suelo en terraza

Mayor libertad de uso existe a la hora de crear un suelo de madera con tarima para terraza. Ambas opciones son prácticamente intercambiables entre sí y ofrecen unas condiciones muy similares. Si bien, los suelos de tarima composite ofrecen una mayor versatilidad a la hora de elegir colores y diseños para que encajen con los colores corporativos del negocio.

Suelos jardín

Si lo que buscas es un suelo de madera para jardín, los suelos de madera tradicional suelen ganar la partida. El objetivo en los jardines es crear un espacio lo más natural posible y por ello muchas personas optan por la madera tradicional. Si bien hay que barnizar y lijar cada cierto tiempo, la madera permite crear un ambiente más cercano a la naturaleza, que es lo que se busca en un jardín.

Ahora que ya sabes qué tipos de suelos de madera existen, dónde utilizar preferiblemente cada uno de ellos y cuáles son sus ventajas e inconvenientes tan solo te queda elegir qué tipo de suelo de madera prefieres para ese proyecto que tienes en mente. Una oportunidad de aportar un toque natural y diferente a los suelos convencionales que siempre resulta muy interesante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.